Redeemer Bible Church of the Valley

Pacto de Redeemer

Habiendo sido traídos por la gracia de Dios para arrepentirnos y creer en el Señor Jesucristo, ahora, dependiendo del Espíritu Santo, establecemos este pacto con los demás como un solo cuerpo en Cristo.

Compromiso con la Misión

Nos comprometemos a ser y hacer discípulos que apliquen el evangelio a cada área de la vida amando a Dios con todo nuestro corazón y amando a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

Compromiso con el Amor

Nos comprometemos a proteger nuestra unidad dada por el Espíritu [en la verdad]. Nos veremos unos a otros con amor fraternal, humildemente daremos y recibiremos amonestación para no endurecernos por el engaño del pecado, y consideremos cómo alentarnos unos a otros para amar y hacer buenas obras. Tardaremos en ofendernos y siempre preparados para la reconciliación. Nos llevaremos las cargas los unos a los otros, regocijándonos con aquellos que se regocijan y llorando con los que lloran.

Compromiso con el Cuerpo

Nos comprometemos a reunirnos regularmente y orar el uno por el otro. Trabajaremos juntos para el avance de esta iglesia del evangelio mientras apoyamos y atesoramos su adoración, ordenanzas, disciplina y doctrinas. Daremos la bienvenida y probaremos bíblicamente la instrucción bíblica de los ancianos de la iglesia. Contribuiremos alegre y regularmente al apoyo del ministerio, los gastos de la iglesia, el alivio de los pobres y la difusión del evangelio a todas las naciones.

Compromiso con el Testimonio

Nos comprometemos a buscar la vida autocontrolada, justa y piadosa en este mundo, negando la impiedad y las pasiones mundanas.

Nos comprometemos a entrenar a nuestros hijos en la fe y buscar la salvación de nuestra familia y amigos mediante la vida justa y la proclamación amorosa del evangelio.

Compromiso con la Resistencia

Cuando nos mudemos de este lugar, nos uniremos tan pronto como sea posible con una iglesia donde podamos llevar a cabo el espíritu de este pacto y los principios de la Palabra de Dios.

Conclusión

Que la gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo estén con todos nosotros. Amén.