Redeemer Bible Church of the Valley

Lo Que Creemos

Revelación y la Biblia

Creemos que los manuscritos originales de las Sagradas Escrituras (tanto los treinta y nueve libros del Antiguo Testamento como los veintisiete libros del Nuevo Testamento) son la Palabra de Dios inspirada verbalmente, completa y sin error. Creemos que la Biblia es la guía única, suprema y autoritativa para la fe y la práctica, y es el testimonio completo y autorizado sobre el Evangelio de Jesucristo (Salmo 119: 105, Juan 5:39, 8: 31-32; Hechos 20:32, 2 Timoteo 2:15, 3: 16-17, Hebreos 1: 1-2, 2 Pedro 1: 3, 21).

Dios

Creemos en un solo Dios, que existe eternamente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo, que son iguales en esencia, poder y gloria. Dios es un Espíritu, infinito, eterno e inmutable en su ser, sabiduría, poder y carácter. Dios tiene un propósito eterno, soberano y preordenado que declara que todas las cosas trabajan juntas para la alabanza de su gloria. De la nada Dios creó todas las cosas por la palabra de Su poder. Él hizo esto en seis días y llamó a Su creación buena. Dios continúa activo con respecto a Su creación, sosteniendo y gobernando todas las cosas por Su providencia (Génesis 2: 1-2, Deuteronomio 6: 4, Sal. 90: 2, 103: 19, Isaías 45: 5; Mateo 28:19, Juan 4:24, Hebreos 11: 3, Apocalipsis 4:11).

Cristo

Creemos que Jesús de Nazaret fue y es el Cristo, el Mesías y el Ungido. Creemos que Él es también el Hijo del Dios viviente. Él es completamente hombre y completamente Dios. Nació de la Virgen María, vivió una vida perfecta, enseñó el camino del reino de Dios, hizo milagros, sufrió, murió y resucitó físicamente. Creemos que Jesucristo vivió una vida perfecta y murió una muerte vergonzosa para que podamos ser contados como justos y perdonados de nuestros pecados ante Dios. Él fue nuestro sustituto del sacrificio que nos redimió de la pena del pecado, eliminó nuestra culpa y absorbió la ira de Dios (Mateo 16:16, 1 Corintios 15: 1-8, 2 Corintios 5:21, 1 Tim. 2: 5; Tito 2:13; 1 Pedro 3:18; 1 Juan 1: 8-2: 2).

Espíritu Santo

Creemos que el Espíritu Santo es eterna e inmutablemente la tercera Persona de la Trinidad. Él ilumina los corazones y las mentes de los incrédulos y produce la regeneración del individuo al otorgar los dones del arrepentimiento y la fe y al permitir que esos dones se ejerzan. Creemos que el Espíritu Santo mora permanentemente en los creyentes y ministra continuamente a los creyentes, enseñándoles al revelar a Cristo en las Escrituras e intercediendo en su nombre. Su empoderamiento es esencial para la santificación de los creyentes. Él capacita a los creyentes con dones espirituales para edificar la Iglesia (Salmo 139: 7, Juan 3: 5-6, 14:17, 26, 15:26, 16: 7-11, Rom 8:26; 1 Corintios 2: 4-5, 10-13, 12: 4-13, 2 Corintios 3: 6, 18, Gálatas 5: 16-25, Efesios 1: 13-14, Tito 3: 5; 1 Animal doméstico 1:23).

Hombre y Pecado

Creemos que los hombres y las mujeres se crean a la imagen de Dios. En Adán (representante del hombre), toda la raza humana ha caído bajo el pecado, la separación de Dios, el juicio y la muerte. Por lo tanto, la imagen de Dios en el hombre ha sido severamente marcada por el pecado y ningún pecador, ni siquiera por sus mejores acciones, es capaz de complacer a Dios (Génesis 1: 26-27; Romanos 2: 5-8, 3:10). 12, 23; 5: 12-21; 1 Corintios 15: 21-22, 42-53; Efesios 2: 1-2).

Salvación

Creemos que somos justificados, declarados justos ante Dios, solo por la fe, solo en Cristo y solo por gracia. La única forma de ser adoptado en la familia de Dios es mediante la unión y la comunión con su Hijo, Jesucristo, que requiere arrepentimiento y fe. Todos aquellos que han sido genuinamente salvos (justificados) son salvos (santificados) y serán salvos al final (glorificados) (Isaías 53: 5-6, Juan 1:12, Rom 3: 24-26, 8: 29-30, 2:16, Efesios 1: 5, 2: 1-10, 1 Pedro 1: 18-19, Apocalipsis 1: 5, 5: 9).

La Iglesia

Creemos que Cristo es la cabeza de la iglesia, Su cuerpo. La iglesia es un organismo universal y espiritual formado por todas las personas regeneradas. En esta era, el cuerpo de la iglesia es responsable de llevar a cabo los propósitos de Dios en el mundo a través de la adoración, el evangelismo, el discipulado, el compañerismo, la misericordia y la administración del bautismo y la Cena del Señor (Mateo 28: 19-20; Hechos 2:41 -47; 1 Corintios 12: 12-27; Efesios 1: 22-23, 5: 25-27; Col. 1:18).

Cosas futuras

Creemos que el Señor Jesucristo regresará a la tierra a una hora conocida solo por Dios. Cristo derrotará a cada enemigo y reunirá a los creyentes para que estén para siempre con el Señor (Mateo 24: 4-31, Juan 14: 3, 1 Tesalonicenses 4: 13-17, 5: 1-10, 2 Tesalonicenses 2: 1- 10, Tito 2:13, Apocalipsis 19: 11-20: 6).

Creemos que cada persona será resucitada corporalmente; los salvados resucitan a la vida eterna con Dios y los que no son salvos al castigo eterno separados de Dios. Todos los creyentes que mueren antes de la venida del Señor Jesucristo están inmediatamente presentes con el Señor. Después de la resurrección, el estado eterno de cada creyente es la vida en la presencia del Padre, Hijo y Espíritu en el cielo, también llamada la Nueva Jerusalén. Todos los incrédulos están inmediatamente sujetos a un juicio consciente al morir. Después de la resurrección, todos los incrédulos enfrentarán el Juicio del Gran Trono Blanco y serán arrojados al lago de fuego, donde su estado eterno es el juicio consciente (Lucas 16: 19-31, 23:43; Juan 5: 28-29, 11). : 25-26; Rev. 20: 11-15, 21: 1-22: 5).

Responsabilidades de los Creyentes

Creemos que el pueblo de Dios debe estar marcado por la semejanza de Cristo, la oración, la obediencia gozosa, el amor por Dios y el amor por los demás. Creemos que la misión de la iglesia es una de palabra y obra. Como sal y luz, buscamos evangelizar a los perdidos, hacer discípulos, defender la justicia y la justicia, y cuidar a los que sufren y necesitados (Mateo 5: 13-16, 22: 37-40, 28: 19-20; Juan 14 : 15; Romanos 12:12; 1 Corintios 9: 19-23; Efesios 5: 1-2; 1 Pedro 4:11; 1 Juan 3: 16-18).